Recientemente inaugurado, une Hong Kong y Macao y tiene 55 kilómetros de longitud

El grupo español Acerinox ha suministrado 3.000 toneladas de acero inoxidable para la construcción del nuevo puente entre Hong Kong y Macao, recientemente inaugurado y el más largo del mundo con 55 kilómetros (35 de ellos sobre el mar), y que supone una colosal obra de ingeniería en la que se intercalan kilómetros de vías elevadas con túneles en cuatro islas artificiales construidas sobre el mar.

El acero inoxidable es el material ideal para la construcción en zonas cercanas al mar, o en contacto con el agua salada, por su resistencia a la corrosión por cloruros, lo que hace que no pierda ninguna de sus propiedades como le ocurre a otros aceros convencionales, que van perdiendo sección con el tiempo.

instagram