En el momento del descubrimiento inicial el barco estaba notablemente preservado. Las bajas temperaturas, falta de luz y las intensas presiones frenaban la corrosión. Pero de eso hace ya más de 30 años, tiempo en el que el casco se ha ido oxidando por culpa de las bacterias que mastican el metal.

Leer más...  

La herrería no era algo extendido en el antiguo Egipto y esta daga en particular no se oxidó en tres milenios..

Leer más...  

instagram